domingo, 29 de mayo de 2016

ALMA DE OTOÑO



Cuenta la leyenda que hace mucho, mucho tiempo vivió en la vieja casona una joven, nadie recuerda su aspecto, ni su nombre siquiera, pero todos saben su historia.

Una noche fría de otoño durante la celebración de una enorme fiesta la muchacha entró en el salón. Serpientes y escorpiones disfrazados de elegantes damas y caballeros, con ricas máscaras cubriendo sus asquerosos rostros, danzaban al son de una melodiosa música, las risas se mezclaban con las notas, el oro del champán competía con el dorado de las lámparas, interés e hipocresía cubiertos de seda y encaje paseaban fastuosos sobre las ricas alfombras persas.
Haciendo caso omiso de su raído traje de lana gris, se dirigió hacia el centro de la estancia con la vista clavada en el dueño de la casa. Unos iris suplicantes avanzaron hacia otros que destilaban tristeza, pero cuando casi estaba a su lado, él se dio la vuelta mostrándole la ancha espalda.

Un extraño crujido resonó entre los alegres compases, mas nadie lo oyó. Bajando la mirada abandonó el festín, subió a su cuarto, tomó la ajada capa envolviendo con ella las viejas cicatrices junto con las nuevas heridas y partió.

Dicen que la vieron cruzar el puente y adentrarse en el bosque hasta que la niebla la engulló. Unos afirman que la devoraron las fieras, otros que murió de melancolía escondida entre la maleza pero, todos afirman que en las noches de otoño una extraña dama de sombrío ropaje, regresa a la casona en busca de los pedazos del corazón que dejó esparcido entre sus muros. 

———–––#######

Hacía tiempo que todo terminó, las caretas caídas en el suelo dieron lugar a la verdad, había mordido la mano acariciadora mientras se afanaba en lamer la bota que continuamente lo pateaba,  cambió el amor y la lealtad, por los falsos halagos, le pudo la vanidad. La soberbia le venció una vez más y esta vez era consciente que la derrota era para siempre.
Cerró el libro, que no leía, acarició la exquisita cubierta de piel repasando con cuidado el título grabado en áureas letras y lo dejó en el sofá. A pesar del fuego que crepitaba en la chimenea el frío que lo poseyó la noche que aquella joven, a la que nunca quiso ver desapareció, seguía en él.
Con paso cansado se dirigió a la ventana, apoyó la mano sobre el cristal y oteó el horizonte. Allá a lo lejos con el cabello agitado por el viento, unos ojos tristes se clavaron en los suyos preñados de soledad.
Se apresuró, abrió el portalón y corrió hasta la figura femenina pero,  como cada otoño desde varios años atrás, el aire arremolinó las hojas caídas a su alrededor allí donde creyó haberla visto, mientras un trocito en el interior de su pecho dejaba de latir lentamente.


© María Dolores Moreno Herrera. 

23 comentarios:

  1. Inquietante relato, he tenido que leerlo dos veces para sacarle el sentido; es todo como muy onírico e irreal: escorpiones y serpientes disfrazados de damas y caballeros un hombre que desprecia a una dama y la dama que vuelve cada año a recoger los pedazos de un corazón que a la vez desgarra el del hombre.
    ¿Me da la sensación que me he perdido algo? si es así por favor me lo explicas.
    Besos, relatora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces que uno prefiere la vanidad a la lealtad y cuando la perdida es irreversible se da cuenta de que ya no hay marcha atrás. A eso se refiere el relato, aunque reconozco que a veces me sale la vena retorcida.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Hola, Mariola... Me ha encantado este relato, tiene muy buenas descripciones... y una mezcla de misterio y sentimiento que le dan un aire apasionante
    Unos ojos que suplicaban se dirigieron a unos ojos tristes... pero él le dio la espalda
    Tengo muy claro que él se arrepintió de morder la mano que lo acariciaba... pero, desgraciadamente, a veces se llega tarde y es imposible retroceder
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mela, como bien dices a veces uno se da cuenta demasiado tarde que todo se le escapó entre los dedos por nada.
      Un beso muy grande y deseando que llegue el día 9.

      Eliminar
    2. jajaja... Ya falta menos
      Un beso muy grande

      Eliminar
  3. Uy a cada acción una reacción Me encanto el relato te invita a reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi linda mariposa. Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Se dejó engañar por el esplendor y la vanidad, sólo se dio cuenta que todo a su alrededor era malicia e hipocresía cuando lo único bueno en su vida había desaparecido.
    Si es que no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos y ya, no hay nada que hacer.
    Contigo no hay máscara alguna, Mariola, eres tu y tu gran talento.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y fue doblemente triste por que él ya estaba tocado, hundido y aún así eligió lo que eligió.
      Ya sabes que yo soy transparente, y aunque por desgracia no tengo abuelas contigo y tus halagos es más que suficiente jajaja.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Me gustó el relato fue muy guapo y bueno la gente a veces se deja engañar o quiere dejarse engañar para sacar algo a cambio dejando de lado su dignidad.
    Siempre que no encontramos lo que queremos el corazón se va endureciendo.
    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yoik, cierto a veces nos puede la vanidad o el interés.
      Esperemos que la sabiduría nos ilumine y no nos haga duros de corazón.
      Besos grandes.

      Eliminar
  6. Con una gran belleza nos adentras, Mariola, en los profundos sentimientos del desamor y la inconsciencia por parte de ese desdichado galán que la tuvo muy cerca pero que finalmente la despreció y ella se apartó de su vida para siempre con el corazón destrozado por su desidia. Un bello cuento de amor con esa gran moraleja que solo la experiencia es capaz de enseñarnos, sufriendo las consecuencias, naturalmente.
    Un gran abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu precioso y sabio comentario Estrella, como bien dices ella se apartó con el corazón destrozado pero a la larga quién perdió más fue él.
      Un gran beso para ti.

      Eliminar
  7. ¡Hola! Me ha gustado mucho este relato. Tiene muchos ingredientes que me atraen: el terror, el misterio, una leyenda fantasmagórica... Al comienzo, me ha llamado especialmente la atención una frase: "Serpientes y escorpiones disfrazados de elegantes damas y caballeros." ¡Me encanta el contraste!
    Y otra cosa que me ha gustado es la división del relato en dos partes, contando así lo que pasa un tiempo después.
    Ha sido muy buena lectura. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M.A.Álvarez, utilicé a las Serpientes y a los escorpiones metafóricamente para hacer femenino y masculino y da igual el disfraz son lo que son por que esa es su naturaleza.
      Aunque no lo haga muy a menudo escribir a dos partes, es algo que me gusta mucho.
      Te agradezco tu comentario y me alegra que te haya gustado la lectura.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Una leyenda triste, no hay duda. Hay acciones que no tienen vuelta atrás y perdones que no se alcanzarán nunca. Quizás haber aprendido la lección y la pena como penitencia hayan de ser suficientes.

    Precioso, Mariola, muy poético y bellamente narrado. ¡Gracias!

    Un beso y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, a este le pasó aquello de "En el pecado llevas la penitencia". Eligió y pagó el precio en este caso la soledad.

      Un beso y feliz domingo.

      Eliminar
  9. Maria Dolores pasa por mi blog tengo un regalito para ti . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen, ya mismo voy.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Expressivo e inquietante texto desta lenda. Parabéns e uma bela semana

    ResponderEliminar
  11. Demasiao tarde, ya no había vuelta atrás, escogiste y perdiste... Que bueno tu relato, debería estar enmarcado en cada casa, en cada lugar, cierto es, que muchas veces, no nos damos cuenta del mal que nos provocamos a nosotros mismos, hasta que ya es tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde si la dicha es buena y para mi siempre es un placer tenerte por aquí. Como siempre un certero comentario el tuyo. A veces pagamos nuestra propia dejadez.
      Un beso enorme.

      Eliminar

Gracias por acercarte, leerme, y dejar tu comentario.
¡Siempre serás bienvenido!